La innovación: una revisión teórica desde la perspectiva de marketing

¿Qué es la innovación?

La innovación es todo aquello que propone una alternativa a lo que se hace de una determinada manera, que aporta beneficios económicos, de comportamiento, de resolución de problemas o practicidad a la vida cotidiana de las personas.

Puede estar relacionado con un producto, un servicio, un proceso, un mercado, un medio de producción, una tecnología o cualquier otra cosa que suponga una transformación constante e imprescindible.

Para que la innovación sea posible, las personas y las empresas utilizan la tecnología y sus innumerables posibilidades. La tecnología es la base que sustenta y posibilita todo tipo de innovación, ya que sin buenas herramientas la innovación puede agotar su tiempo y también su potencial para escalar la ganancia para el negocio.

Recuerda que innovar es ir más allá y superar las expectativas de las partes interesadas y del mercado. Para ello, necesitas rapidez, calidad y precisión.

¿Cuáles son las ventajas de la innovación?

Cuando un sector, segmento o marca decide innovar, contribuye al desarrollo de toda la sociedad.

Pero, pensando en términos prácticos de una organización corporativa, una empresa que innova, especialmente en sus procesos, obtiene muchas ventajas, como:

  • Mantiene los procesos organizados: al innovar en la forma de ejecutar los procesos, sobre todo si utilizas la tecnología, creas estándares y sistematizas la forma de trabajar de la manera ideal para tu marca. Y esto es esencial para que las estrategias tengan éxito, los resultados se consigan y los objetivos se superen;
  • Desarrolla la creatividad: con la innovación, la empresa demuestra que está abierta al cambio, que los colaboradores pueden aportar ideas nuevas y darse cuenta en la práctica de los beneficios que lo nuevo puede aportar a su rutina diaria;
  • Aumenta la competitividad de la empresa: al adoptar nuevos recursos estratégicos, la empresa se vuelve más atractiva para los clientes, los socios y los talentos y obtiene una ventaja competitiva en el mercado;
  • Mejora la productividad: la innovación propone procesos más eficientes, mayor control de la producción, estrategias eficaces y empleados más comprometidos;
  • Añade valor al producto/servicio: al innovar, tienes una gran ventaja en la comercialización de productos y servicios, porque aportas algo diferente y único a tu público;
  • Aumenta los beneficios: con mayor productividad, un negocio más atractivo y una gestión más eficaz, en consecuencia, la empresa tiene más beneficios.

¿Cuáles son los principales tipos de innovación?

Básicamente, hay tres tipos de innovación: radical, incremental y disruptiva. Pueden variar en función del nicho, el mercado, la esencia de la marca y los servicios y productos ofrecidos.

Si tu empresa quiere innovar, es importante conocer estas variaciones. Identifica lo que caracteriza a cada una de ellas: